¿Te da pereza hacer ejercicio? ¡pueba con música!

¿Te da pereza hacer ejercicio? ¡pueba con música!

En algunos de los estudios que se han realizado en los humanos con respecto a la música y motivación según la actividad que estén realizando, ha dado a conocer múltiples resultados que son totalmente beneficiosos tanto para el cerebro como para mejorar tu rendimiento al hacer alguna actividad escuchando música.

En el caso del efecto que puede tener la música durante el ejercicio o cualquier tipo de actividad física, es que en ese momento tu actividad física se puede mejorar hasta en un 15% en el rendimiento deportivo, dependiendo del deporte o modalidad que estés practicando claro está.

¿Qué música es la que debes elegir como motivación al hacer ejercicio?

Como ya se sabe la música aumenta la motivación directamente en cada persona, pero también sirve para medir la intensidad del entrenamiento que quieres hacer, ya que la misma se maneja por BPM (beats por minuto) o pulsaciones por minuto, que no es más que la unidad de tiempo de medición que tiene la música para saber su velocidad,

Por eso que la música que debes elegir o escuchar una melodía en específico a la hora de hacer algún tipo de actividad física es la siguiente:

  • Para hacer calentamiento o calistenia: se recomienda elegir una música que sea progresiva, más o menos lenta, que comience desde unas 20 hasta llegar a unas 60 bts.
  • Para los ejercicios de intensidad media o de frecuencia cardiaca máxima: deben elegir una música que esté por encima de los 100 bts, ayudando mediante el ritmo a aumentar la frecuencia cardiaca en un 75%.
  • Para ejercicios de máxima intensidad: la canción o pista que se debe elegir debe tener 170 bts aproximadamente, ayuda en las fases de ejercicio que son totalmente anaeróbicas con ejercicios breves, pero con alta exigencia física.

Efectos de la música y motivación

Dentro de los diferentes efectos que tiene la música y motivación en la realización de diferentes actividades físicas, según los estudios que se realizaron al respecto se obtuvieron como resultados algunos efectos, los cuales son los siguientes:

  • La disociación: esto tiene que ver con la estrategia de entrenamiento que ligas y del afrontamiento mental que utilizas para desviar los pensamientos que tienen de las sensaciones de agotamiento, distrayendo la atención hacia otro aspecto que no tenga que ver con la tarea que estás realizando.
  • Regulación de la activación: en este caso es la energía psicofisiológica que se dispone a actuar en un determinado instante o tarea, para así poder obtener todo el aprovechamiento necesario en alguna actividad rigurosa.
  • La sincronización: esta va de la mano directamente con la música en cualquier tipo de actividad o ejercicio que se necesite realizar de forma repetitiva, ayudando así a tener una mayor calidad de trabajo durante cualquier tipo de entramado físico.

  • Adquisición de habilidades motoras: en primer lugar, música que replica formas de ritmos que infiere en lo corporal y en otros aspectos de la locomoción humana, en segundo por las letras de la canción bien elegida que ayudan a reforzar la actividad y tercero la música hace un ambiente más divertido de aprendizaje.
  • Estado de flujo: la música y motivación ayudan a sentir total sintonía con lo que se está haciendo, ayudando a cualquier persona a sentirse capaz de controlar su destino en por lo menos un momento, hace que su experiencia sea placentera sin importar su resultado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *